6 de maio de 2009

sueño

Acuerdate, mi amor,
De un día que todavia no vivimos?
Despierta

Caminamos por el Malecón, las manos entrelazadas
El viento jugando con las gotas de las olas suspendidas
A caer en nuestras caras y evaporar, felices, – por así decir –
Con el calor de los cuerpos sudorados del bueno sol.

Acuerdate?

Subimos por La Rambla; alguién cantaba,
Yo le dijo: ahora es todo nuestro, el tiempo.
Pero, en mi sueño, aunque tan bonito fuera,
No había tanto cuanto en tu mirada justo a mi.

Acuerdarte...
Y despierta conmigo
Se me han caído unas lágrimas de nostalgia por el porvenir.

Nosotros siempre
Lejos de las horas muertas
Encantados como un poema recién nacido en la mañana clara.

2 comentários:

Maíra Brito disse...

ai, ai, ai...
<< suspiros >>

Silka disse...

Sonhar é bom... Acordar assim, enamorada, não tem preço :-D